“Quien ha filtrado los chats de los militares retirados sabía el favor que les hacía”

Texto: Alejandra Acosta; fotos: Fran Lorente

Lo primero que recuerda haber visto en su vida Fernando Reinlein (Barcelona, 75 años) fue una gorra militar. Nada raro si a uno le preceden seis generaciones de militares en la familia. Teniente coronel retirado y periodista -llegó a dirigir Diario 16-, preside en la actualidad el Foro Milicia y Democracia, heredero de la Unión Militar Democrática (UMD), organización clandestina fundada en 1974 por oficiales y suboficiales que se enfrentaron a Franco y cuyo objetivo era democratizar las Fuerzas Armadas. La osadía le costó, a él y a otros ocho compañeros de armas, la expulsión del Ejército y un año de reclusión en una prisión militar. En 1987 fueron rehabilitados, aunque les obligaron a pasar a la reserva. La segunda condena fue la del silencio. Tuvieron que pasar más de tres décadas para que el gobierno español reconociera oficialmente la lucha de los militares de la UMD por la libertad y la democracia. En 2009 recibieron el premio anual de la Fundación Abogados de Atocha.

Fernando Reinlein, teniente coronel retirado y presidente del Foro Milicia y Democracia

“Quien rentabiliza los whatsapp de los militares es Vox porque caldean el ambiente”

Madrid Sindical (MS).- ¿Qué opinión le merece todo este asunto de las cartas de los militares retirados a Felipe VI y al Parlamento Europeo?

Fernando Reinlein (FR).- Hace semanas que los medios de comunicación conocían la existencia de unas cartas que han cobrado relevancia informativa cuando han salido a la luz los incalificables whatsapp en los que se habla de que habría que fusilar a 26 millones de españoles. Sin embargo, lo grave no es tanto lo del chat como que hayan intentado crear un movimiento en el seno de las Fuerzas Armadas contra el gobierno de la nación para presionar al Rey y al Parlamento. Por el momento han fracasado. ¿Cuántas firmas han conseguido? ¿Centenares? Somos miles los militares retirados. Otra cosa es que Vox saque rentabilidad de ello porque contribuye a calentar el ambiente, que es lo que buscan. Está claro el vínculo de este partido con los grupos que han firmado las cartas.  

M.S.- ¿Si no hubiera trascendido el delirante contenido de los whatsapp no cree entonces que se hubiera montado tanto revuelo?

F.R.- Quien ha filtrado los chats sabía muy bien el favor que les hacía…

M.S.- Mantiene usted que no se van a producir muchas más adhesiones.

F.R.- Yo soy teniente coronel de Infantería retirado, no pertenezco al cuerpo de profetas militares, pero cuando se hace el ridículo enviando una carta al presidente del Parlamento Europeo como lo han hecho estos señores las cosas caen por su propio peso. No representan a España ni tampoco a las Fuerzas Armadas. Es el último minuto de gloria de unos ancianos -y que no se molesten, yo también soy anciano, aunque un poquito menos- que no van a ningún sitio, pero salen en la prensa y eso les gusta. Los golpes de Estado ya no se hacen con tanques sino con dinero. No se organizan en los cuarteles sino en los despachos de las élites financieras, del poder económico. Aquí es donde habría que investigar. Más explícito no puedo ser.

M.S.- Los militares retirados reproducen en su cartas el discurso de Vox, que habla todo el rato de gobierno ‘socialcomunista’ que pone en riesgo la unidad de España pactando con filoetarras e independentistas.

F.R.- Es tremendo el daño que hacen a la convivencia. No me merecen ningún respeto los líderes de Vox. Ni Podemos es la extrema izquierda ni Bildu es filoetarra. Yo no tengo ninguna simpatía por Bildu, pero hemos estado 45 años pidiendo a ETA que deje las armas y al independentismo que plantee sus aspiraciones en el marco democrático de las instituciones y van y lo hacen y ahora les llamamos filoetarras. Pero en qué quedamos. Es de una incongruencia absoluta. Y lo mismo para Cataluña. Sartorius fue muy tajante al recordar que en la Transición se negoció con quienes nos fusilaban. Yo soy un obseso de la negociación. Para resolver conflictos políticos o se negocia o no hay manera. Y eso no significa renunciar a nada. ¿Cuál es la alternativa? ¿Aplicar el 155? ¿Enviar a las tropas? Un tío mío, militar, decía que España no será grande -no en un sentido imperial, sino de estabilidad- hasta que sea federal, y estoy de acuerdo con él. 

M.S.- Es patológica la manía de la derecha de calificar de comunistas a las formaciones políticas de izquierda cuando gobiernan. 

F.R.- A los militares de la UMD también nos llamaron comunistas cuando lo que pedíamos lo habría suscrito cualquier gobierno conservador europeo: libertad, democracia, un ejército profesional a las órdenes de un gobierno legítimo y una Constitución. Estando yo en prisión un periodista italiano me preguntó si yo era marxista. Le dije mire usted en este país con ser demócrata ya tiene uno bastantes problemas. Lo irónico es que el corresponsal de la BBC abriera su crónica señalando: “Nueve jefes y oficiales del ejército español han sido condenados por defender ideas conservadoras”.  

M.S.- Parece sacado del Mundo Today…  Y en su opinión ¿qué debería hacer Felipe VI?

R.- No estaría de más que en su discurso de la Pascua Militar recordase una obviedad, la de que las Fuerzas Armadas están a las órdenes del Gobierno de la nación legítimamente constituido y no del Rey.

M.S.-  Que haya que recordarlo a estas alturas revela que queda mucho poso franquista en el Ejército español.

F.R.- Sí lo hay, pero cuidado, no solo en el Ejército. Vox, que es un partido claramente franquista, tiene más de 50 diputados en el Parlamento que se traducen en millones de votos. Las instituciones son siempre el reflejo de la sociedad. Es posible que los militares estén un poco más escorados a la derecha, pero muy poquito.

“Los golpes de Estado no se organizan en los cuarteles sino en los despachos del poder financiero”

Fernando Reinlein, en el centro, en 2009

M.S.- Habría que analizar por qué el más rancio franquismo sigue latiendo en España. Manuel Cruz, diputado del PSC-PSOE, cuestiona, en un artículo en El País, que la normalidad democrática en la post Transición se gestionara de forma adecuada y que “por eso estamos como estamos”. 

F.R.- Yo también lo he dicho y lo he escrito. No critico la Transición, pero sí digo que a partir de 1986 los gobiernos del PSOE, con todo el respaldo que lograron de la ciudadanía y ya en la OTAN y en el Mercado Común, podrían haber desarrollado algunos artículos de la Constitución para acometer reformas fundamentales, entre ellas, la de las Fuerzas Armadas y la de la Judicatura. No lo hicieron porque se acomodaron al poder, y la sociedad en su conjunto también se acomodó. El  franquismo que en su día embridó Fraga Iribarne con AP y luego con el PP ha salido a la luz. No hicimos lo suficiente y ahora vienen las consecuencias. 

M.S.- Uno de los impuestos que se pagó por tener la fiesta en paz, y que le afecta directamente, fue el no reconocer el papel de la Unión Militar Democrática (UMD) en su lucha por democratizar las Fuerzas Armadas.

F.R.- Nos aplicaron una amnistía descafeinada y nos hundieron en un pozo de silencio. Aunque en 1987 nos devolvieron la condición de militares no nos permitieron ningún destino por lo que tuvimos que pasar directamente a la reserva. El segundo de Narcís Serra me llegó a decir que no nos iban a dar ni la caja de recluta de Soria. Pudieron haber sacado más partido a la UMD para avanzar en la democratización de las Fuerzas Armadas. Incluso tras el 23-F nos pudieron haber utilizado como moneda de cambio. Hubo varios intentos en el Parlamento para que se reconociera nuestra labor, pero no salieron adelante por el voto en contra del PP en una ocasión y en otra porque Pepe Bono no lo permitió. Fue al tercer envite, en 2009, cuando el Gobierno, tras una proposición no de ley de IU y PSOE, en la que el PP se abstuvo, hizo una Declaración Institucional reconociendo la contribución a la restauración de las libertades de los militares demócratas en general y en particular de los militares de la UMD. Al año siguiente, en 2010, el Ministerio de Defensa nos condecoró con la Cruz del Mérito Militar. Muy agradecidos, pero…

M.S.- … 34 años después…

F.R.-  “No nos portamos bien en su momento con la UMD. Nos equivocamos”, me reconoció una vez Santiago Carrillo. 

“A los militares demócratas también nos llamaban comunistas”

Santiago Carrillo y Fernando Reinlein en 2009

“El franquismo que embridó Fraga Iribarne con AP y PP ha salido a la luz”

M.S.- Otra de las quejas de la ultraderecha es que este gobierno quiere acabar con la monarquía, aunque si la imagen de la Corona está deteriorada no será por culpa del Ejecutivo. El rey emérito ocupa día sí y día también desde hace meses las portadas de los medios de comunicación y no precisamente por su conducta ejemplar. Quienes le defienden se apoyan en su papel en el 23-F. 

F.R.- No nos hagamos líos. Juan Carlos I no es el adalid de la democracia, es adalid de la defensa de la Corona, es decir, de sus intereses. Es incontestable que apoyó la democracia durante la Transición. Cuando Franco enfermó se produjo un encuentro en el que el Duque de Arión, enviado del entonces príncipe, planteó a mi hermano Guillermo si la UMD apoyaría a don Juan Carlos en caso de que éste diera un golpe en la mesa y no devolviera el poder a Franco si se recuperaba. Mi hermano respondió que eso lo tenía que decidir el comité ejecutivo nacional de la organización y quedaron para una segunda reunión, que no se celebró porque ya se supo que la enfermedad de Franco era irreversible. Luego, en el 23-F, promoviera o no el golpe de Estado, no le quedó más remedio finalmente que pararlo para no meterse en el charco en el que se metió Alfonso XIII y también su cuñado Constantino en Grecia. 

M.S.- Si en la Transición los mandos militares franquistas continuaron en sus puestos y fueron los que formaron a la siguiente generación, y ésta a la siguiente, lógico es que el franquismo siga impregnando el espíritu militar. Es de cajón. 

F.R.- Evidente. Ha faltado y falta pedagogía democrática en el seno de las Fuerzas Armadas. El Foro Milicia y Democracia se ha ofrecido al Gobierno para impartir formación. Estamos a su disposición, a ver qué nos dicen.

“Hay poso franquista en el Ejército y en la sociedad. Vox tiene más de 50 escaños”